La arveja, legumbre nutritiva
julio 10, 2020

Por encima del resto de legumbres, es conocida la riqueza de los garbanzos en proteínas, almidón y lípidos, además de su alto contenido en fibra y calorías, con la condición de no contener colesterol.

El cultivo original de los garbanzos procede del Mediterráneo Oriental. Esta legumbre se fue expandiendo, con rapidez, por todo el Mediterráneo, pasando posteriormente a Persia, Asia Central y La India. Ghana fue la región africana donde se introdujeron con buen recibimiento los garbanzos y los colonizadores españoles los trajeron hasta América. En la actualidad, todos los continentes pueden disfrutar del valor nutricional de los garbanzos y de los beneficios que aportan para la salud humana, con la consecuente contribución a la prevención de importantes enfermedades.

Por encima del resto de legumbres, es conocida la riqueza de los garbanzos en cuanto a proteínas, almidón y lípidos se refiere, además de su alto contenido en fibra y calorías, con la condición carente de colesterol que le caracterizan. Ya en la Antigua Roma y en Egipto, los garbanzos eran incluidos en las comidas habituales, con la población consciente de sus beneficios para la salud.


Lo que nos aportan los garbanzos

Cada 100 gramos de garbanzos aportan 165 kcal, con un total de 5,50 gr de grasas, 55 gr de hidratos de carbono, 20,80 gr de proteínas, 15,50 gr de fibra, 25 mg de sodio, 143 mg de calcio, 6,80 mg de hierro, 1000 mg de potasio, 122 mg de magnesio y vitaminas: A, E y C; (33 ug de vitamina A, 4,10 mg de vitamina C y 4,57 mg de vitamina B3, entre otras).

El hecho de que los garbanzos sean incluidos en las dietas propias de la nutrición deportiva no es casualidad, ya que esta legumbre supone un alimento idóneo para aquellas personas que realizan actividades físicas de potente envergadura. El contenido en fibra de los garbanzos, además, sirve como apoyo al tránsito intestinal, por lo que éstos son útiles para ayudar a combatir el estreñimiento y prevenir el cáncer de colon. Otra de las ventajas que nos aporta el valor nutricional de los garbanzos es la absorción de los hidratos y la reducción de los niveles de colesterol.

Por encima del resto de legumbres, es conocida la riqueza de los garbanzos en cuanto a proteínas, almidón y lípidos se refiere, además de su alto contenido en fibra y calorías, con la condición carente de colesterol que le caracterizan. Ya en la Antigua Roma y en Egipto, los garbanzos eran incluidos en las comidas habituales, con la población consciente de sus beneficios para la salud.

PEDIDOS EN LINEA