La arveja, legumbre nutritiva
julio 10, 2020
Lentejas, un alimento universal
julio 14, 2020

Los fríjoles son una leguminosa y uno de los alimentos más populares, cuenta con un gran conjunto de variedades y se les conoce también como judías, frejoles, caraotas, habichuelas, alubias y porotos.

Con respecto a sus propiedades nutricionales, 100 gramos aportan 71 calorías, así como 4,07 gramos de proteína, 13,3 gramos de carbohidratos, 3,6 gramos de fibra y 0,29 gramos de grasa. En suma, aportan minerales como potasio, sodio y fósforo y vitaminas A, C y B, por esto forman parte de la dieta diaria desde la época prehispánica.


Propiedades y beneficios de los frijoles

Los frijoles cuentan con un gran conjunto de nutrientes, son un alimento estupendo y deben formar parte del consumo regular, para así recibir todos sus amplios beneficios, estos son:

Fuente de energía: gracias a su porte de ácido fólico, niacina, tiamina y rivoflavina.

Aliados de la nutrición: puesto que son fuente de proteína vegetal, así que son una excelente opción para dietas vegetarianas.

Reducen los síntomas del síndrome premenstrual: como los cólicos y cambios de ánimo drásticos.

Mantienen la piel saludable: a través de sus antioxidantes, de hecho previene las alergias en la piel, la sequedad y eczemas. También aportan biotina, la cual favorece la salud capilar.

Previenen el envejecimiento: reducen las arrugas y las manchas en la piel, gracias a su poder antioxidante y eliminan los radicales libres.

Ayudan en la absorción del hierro: gracias a su alto contenido de vitamina C, la cual también tiene funciones antioxidantes.

Ayudan durante el embarazo: mantienen el feto en buen estado de salud, gracias al ácido fólico, el cual participa en la producción de glóbulos rojos, además de evitar defectos en el cerebro y en la médula espinal.

Apoyan el sistema digestivo: debido a su contenido de fibra, así que previenen el estreñimiento. También benefician la barrera del intestino y disminuyen las endotoxinas, previniendo diversas enfermedades.

Evitan la arteriosclerosis y enfermedades reumatoides: gracias a sus quercetinas, las cuales actúan como un antiinflamatorio natural.

Favorecen la salud ósea: mantienen la estructura ósea fuerte gracias a sus minerales esenciales, como el calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo y cobre, también ayudan a conservar la fuerza y elasticidad de las articulaciones.

Controlan la diabetes: porque sus carbohidratos complejos se distribuyen de manera lenta en el torrente sanguíneo, así que la curva de azúcar se mantiene estable durante varias horas.

Protegen el corazón: lo mantienen en buen estado gracias al potasio, folatos y vitamina B, evitando las enfermedades cardiovasculares, incluso reducen los lípidos y niveles de colesterol malo o LDL en la sangre.

Cuidan la presión arterial: la mantienen baja gracias a su bajo aporte de sodio, también reducen la hipertensión gracias a su aporte de minerales.

Previenen el cáncer: su composición química especialmente por las isoflavonas, fitoesteroles y saponinas, actúa para impedir el desarrollo de cáncer de mama, endometrio, próstata y los tipos de cáncer relacionados con hormonas.

Los frijoles son una leguminosa y uno de los alimentos más populares, cuenta con un gran conjunto de variedades y se les conoce también como judías, frejoles, caraotas, habichuelas, alubias y porotos. Con respecto a sus propiedades nutricionales, 100 gramos aportan 71 calorías, así como 4,07 gramos de proteína, 13,3 gramos de carbohidratos, 3,6 gramos de fibra y 0,29 gramos de grasa. En suma, aportan minerales como potasio, sodio y fósforo y vitaminas A, C y B, por esto forman parte de la dieta diaria desde la época prehispánica.

PEDIDOS EN LINEA